Player_slider

Artículos

Los padres enfadados presionan a sus hijos desde la gradería del campo

Se establece una campaña para evitar el empeoramiento del comportamiento de los padres desde la gradería del campo mientras sus hijos practican su deporte. Los expertos creen que los padres deben seguir siendo padres y dejar que el entrenador maneje las críticas y regaños. 

7 de Septiembre 2017

Angry parents on the sideline pressure their children
Los padres deben seguir siendo padres y dejar que el entrenador maneje las críticas y regaños.

Alrededor de los campos deportivos daneses, los padres se reúnen para apoyar a sus hijos cada fin de semana. La mayoría, apoya el deporte de su hijo o hija con una actitud afectuosa y controlada. Pero al mismo tiempo, algunos arruinan la experiencia del resto. Padres que no pueden controlar sus frustraciones y terminan acosando a los árbitros, oponentes y jugadores. 

La Asociación Danesa de Fútbol ha cambiado estás actitudes a través de una campaña. Dicha campaña que trae como lema "Recuerden respetar, también desde las gradas", alentaron un mejor comportamiento entre los padres, según un exhaustivo estudio. El 20% de los 1071 árbitros de fútbol encuestados, sugirió que el comportamiento de los padres empeoraba en la gradería. Específicamente, los árbitros criticaron los insultos de los padres hacia los jugadores, que van desde la apariencia física hasta sus habilidades.

Aunque un porcentaje igualmente grande cree que el comportamiento de la gradería está mejorando, la Asociación Danesa de Fútbol se ha centrado en mejorar el comportamiento entre las personas que empeoran la atmósfera en el campo.

- "La mayoría sabe exactamente cómo comportarse, pero algunos, con el fragor del partido, harán algo que no habrían hecho si hubieran pensado un poco. Es una responsabilidad mutua que tengamos que actuar en consecuencia dentro y fuera del terreno de juego", dijo Bent Clausen, quien es el vicepresidente de la Asociación Danesa de Fútbol y presidente del comité, según el periódico Århus Stiftstidende el año pasado.

6 de 10 clubes siguen un conjunto de reglas

- "Comenzamos la campaña después de haber sido alentados por los árbitros y otros dentro del mundo del fútbol, porque de vez en cuando, hay alguien que se olvida del respeto en la gradería. Queremos que los padres sean buenos modelos a seguir. Es una responsabilidad mutua", explicó Bent Clausen a TV2.  

Otros elementos del estudio mostraron que el 60% de los clubes de fútbol daneses han adoptado políticas o un conjunto de reglas relacionadas con el comportamiento aceptable de los entrenadores involucrados, los padres, etc. Bent Clausen aplaude por este resultado y alienta a cada entrenador a tomar acción desde la raíz del problema. 

- "El problema debe ser atacado a nivel de equipo. Queremos que más personas se centren en el tema, porque sabemos que muchos jóvenes dejarán de jugar por no saber manejar los insultos que se gritan desde la gradería", concluye.

los 5 consejos de la campaña
  • Hazlo por los niños
  • El futbol es un juego
  • No es la Liga de Campeones
  • El árbitro es un voluntario
  • El árbitro es humano

El  jugador del equipo nacional, Martin Jørgensen, se convirtió en representante de los 5 consejos para detener a los padres gritones. En su posición como entrenador de jugadores sub-14, decidió que solo él podría gritar a los jugadores. Los padres deberían enfocarse, principalmente, en ser padres.

- "Es bastante sencillo: el fútbol debe ser divertido para los niños y, por lo tanto, se debe mantener un buen ambiente. Lo peor de un partido es cuando los padres gritan a los jugadores y al árbitro. Este griterío puede ejercer presión negativa sobre los niños, además de que éstos empiecen a seguir las tácticas de los padres en lugar de las tácticas establecidas por el entrenador", dice Martin Jørgensen.

El código sueco

En Suecia, han experimentado el mismo problema de padres demasiado comprometidos. Los tres clubes de fútbol más grandes de Estocolmo, Hammarby IF, AIK y Djurgården IF, también adoptaron un código de conducta, después de un estudio nacional basado en los entusiastas padres. Este código debe ser firmado por todos los padres y jugadores de los clubes, antes de que se les permita entrar en la gradería y en el campo.

El estudio mostró que, uno de cada tres jóvenes jugadores de fútbol había considerado dejar de jugar debido a los gritos. Además, el 83% de los padres estudiados respondieron que habían experimentado a otros padres presionando demasiado a sus hijos y hostigando al árbitro. 1600 padres firmaron el código en julio.

- "Trabajar con nuestros valores es importante, si no el más importante, el área de enfoque de nuestros líderes y con los que trabajamos como club. Una parte de este trabajo se centra obviamente en cómo actúan los padres, y para empatizar con su responsabilidad, hemos creado este documento que describe cómo un padre puede apoyar mejor a su hijo", comentó Peter Kleve, gerente de Hammarby IF.

La ambición de los niños antes que la de sus padres

Según Reinhard Stelter, profesor danés en filosofía deportiva y coach del instituto del deporte y salud de la Universidad de Copenhague, el papel del padre y del entrenador debe estar separado. 

- "La participación de los padres en el deporte de sus hijos es muy importante, pero también es importante recordar que éste es el proyecto del niño más no del padre", argumentó Stelter en 2014, y continua diciendo:

- "Lo peor que puede pasar es que los padres comiencen a tener ambiciones para sus hijos. No debemos presionar a nuestros hijos porque los padres tengamos ambiciones". 

Stelter cree que el enfoque general de la sociedad en mejorar para ser el mejor ejerce mucha presión sobre los niños. Ya no es suficiente en ser bueno en la escuela sino que además muchos padres esperan que sus hijos sean buenos en el deporte. Por lo tanto, al igual que Martin Jørgensen alienta a que los padres sigan siendo padres.

Infecciones de comportamiento

- "Cuando a un padre se le permite gritar groserías, con el tiempo, los otros padres lo considerarán aceptable. Este efecto dominó en algún momento se saldrá de control y las palabras ofensivas se volverán naturales. Es cuestión de pensar qué cultura y comportamiento queremos permitir", dice el experto en comportamiento Tony Evald Clausen al periódico Århus Stiftstidende.

Volviendo al estudio de la Asociación Danesa de Fútbol, el 5% respondió que no harían nada si el padre de otro niño comenzará a gritar. El experto lo describe como "El Efecto del Espectador".

- "Cuando la mayoría no dice nada,  el que ofende tendrá la impresión de que es apoyado".

Tony Evald Clausen también tiene la impresión de que nosotros, como seres humanos, nos valoramos cada vez más según la actuación de nuestros hijos. 

- "Todos los seres humanos estamos diseñados de esta manera, queremos que nuestros hijos lo hagan mejor que nosotros mismos. En Dinamarca, hemos llegado al punto en que los padres creen que solo ellos saben lo que es mejor para sus hijos, y que todos los demás deberían apoyar al niño en todo lo que desee. Algunos padres no  se dan cuenta cuando cruzan la línea, especialmente cuando se sientan en la gradería durante el partido de su hijo/a", concluye Clausen.

Artículos populares
DSC04743.jpg 4 consejos - Cómo hacer que un entrenamiento de fútbol sea divertido y motivante

¿Cómo puedes asegurarte que tus jugadores disfruten de tus sesiones de entrenamiento? ¿Qué es un entrenamiento…

hunters-race-408744-unsplash.jpg Cómo manejar el RGPD en su club deportivo
Fodboldhold_Orange.jpg Plataforma deportiva para clubes
Haz como 687000 otros usuarios